¿Cómo tener un sistema de reciclaje en la oficina?

22/07/2020

¿Cómo tener un sistema de reciclaje en la oficina?

Reciclar ya no es una opción, sino una necesidad que debería implementarse en cualquier ámbito de la sociedad, también en las oficinas. El mundo actual nos pide el máximo cuidado para nuestro planeta, y si en la oficina ponemos en marcha un plan de reciclaje, también estaremos contribuyendo a la mejora medioambiental.

Llevarlo a cabo no es complicado, sólo es necesario seguir una serie de consejos y pasos, para que realmente sea eficaz. En general, en las oficinas son dos los tipos de desechos que se generan: papel y cartón. Por tanto, es básico disponer de recipientes para depositar estos residuos. Pero un buen sistema de reciclaje debe extenderse a todos los residuos habituales, como son también el plástico, el vidrio, los restos y el material orgánico, instalando para ello un recipiente para cada uno de ellos.

Otro de los residuos en una oficina son los cartuchos de impresoras. La mejor opción en este caso es contratar de forma periódica los servicios de una empresa para que los vengan a recoger, ya que no se puede tirar en ninguno de los recipientes antes comentados. Igual pasa con los productos electrónicos que ya no funcionan, y también habituales es cualquier empresa. Deben depositarse en puntos especialmente habilitados, para asegurarnos su correcto reciclaje. A través de diferentes páginas web, podemos saber cuál es el más cercano.  

Respecto al plástico, es bueno apuntar que debemos limitar su uso al mínimo, sustituyendo los recipientes de este material por otros de vidrio, cristal o cerámica, materiales mucho más respetuosos con el medio ambiente, al no ser de un único uso. Y en este mismo sentido, se debería evitar al máximo el uso del papel, tal como os explicamos hace unos meses en nuestro blog. Actualmente ya existe la tecnología suficiente para que una oficina sea un espacio ‘paperless’, pero quizás lo más importante es hacer el cambio de chip y decidir dar el paso para prescindir de él.

Con todo ello, ya tendremos el sistema físico que nos permitirá desechar bien los residuos más habituales, y algunos consejos que sumen al objetivo de cuidar del medioambiente. Pero hay que ir más allá, y diseñar un plan de acción, para concienciar a la empresa y que las personas hagan uso del sistema.

Para ello, es aconsejable asignar dentro de la empresa a una persona que funcione como responsable del reciclaje, para promover y concienciar a los compañeros de esta medida y liderar la implementación del sistema que os hemos comentado, contactando con las empresas externas necesarias. Y para ello, puede poner en la empresa cartelería que informe del mecanismo de reciclaje o enviar mails periódicamente para que todo el mundo se involucre.

Pero por encima de todo, debemos tomar consciencia que el mejor residuo es aquel que no se genera y que en el fondo, es en esta dirección en la que debemos trabajar. Pero para entonces, es clave gestionar de forma correcta los desechos, para así sumar a la salud del planeta.

Más artículos de Colonial